Anúnciate aquí

Uso de IA puede ahorrar hasta 40 % en consumo energético

La IA también puede ayudar en el control de los residuos. / iStock
La IA también puede ayudar en el control de los residuos. / iStock

La Inteligencia Artificial ha abierto un sinfín de debates por su aprovechamiento; ¿De qué forma ayudaría con el consumo energético?

En la actualidad, la eficiencia energética se ha convertido en un objetivo prioritario para el país, en especial con los grandes consumos en la onda de calor. Con el aumento de los costos de energía y la creciente conciencia sobre la sostenibilidad, se deben buscar formas innovadoras de reducir el gasto energético y minimizar su impacto ambiental; situación en la que la Inteligencia Artificial (IA) podría abonar.

De acuerdo con la información de pruebas de la IA en ahorro energético en una empresa, se logró una reducción de hasta un 40 por ciento en el recibo de luz, mejorando también la calidad de la electricidad que utilizan en la planta y en sus procesos fundamentales de su empresa.

Te podría interesar: WhatsApp alista función para usar varias cuentas en un mismo celular

En este contexto, la aplicación de la IA ha surgido como una solución prometedora. El ahorro energético se refiere a la implementación de prácticas y tecnologías que permiten a las empresas reducir su consumo de energía sin comprometer su operatividad.

Las empresas y los hogares pueden aplicar de diversas formas. Mediante la implementación de tecnologías inteligentes, como la IA, es posible recolectar datos en tiempo real sobre el consumo energético y utilizar algoritmos avanzados para analizar y mejorar el uso de energía. Esto permite identificar patrones, áreas de ineficiencia y tomar medidas adecuadas para reducir su uso. Además, se pueden utilizar sistemas de gestión energética que monitorean y controlan el empleo de energía en tiempo real.

El ahorro energético ofrece una amplia gama de beneficios para las empresas. En primer lugar, reduce los costos operativos al disminuir el consumo de energía y perfeccionar la eficiencia de los sistemas. Esto puede traducirse en ahorros significativos, incluso hasta un 40 por ciento en algunos casos.

IA, como una opción para reducir consumo energético

Además, al reducir el consumo energético, las empresas también disminuyen su huella de carbono y contribuyen a la sostenibilidad y al cuidado del medio ambiente. La IA se ha convertido en una herramienta poderosa para reducir el consumo de energía y reducir los desperdicios. Al reducir el consumo de energía, las empresas disminuyen las emisiones de gases de efecto invernadero y ayudan a mitigar el cambio climático. 

Además, al utilizar tecnologías inteligentes, se fomenta la adopción de prácticas más eficientes y sostenibles en el sector empresarial en general.

Una de las razones para usar la inteligencia en la eficiencia energética empresarial es que puede analizar grandes volúmenes de datos en tiempo real y aprender patrones de consumo. Utilizando algoritmos avanzados, puede mejorar el uso de energía, ajustando la demanda y el suministro para reducir los picos y minimizar el consumo innecesario.

También los sistemas basados en IA pueden identificar áreas de ineficiencia energética en los procesos y sistemas de una empresa. Por ejemplo, pueden detectar equipos ineficientes, fugas de energía o sistemas mal configurados, permitiendo tomar medidas correctivas para mejorar el rendimiento.

Además, puede automatizar y controlar de forma inteligente el consumo de energía en tiempo real. Esto implica la capacidad de ajustar automáticamente la configuración de equipos y sistemas para maximizar la eficiencia energética en función de las condiciones cambiantes.

Con información de Juan Carlos Machorro

Anúnciate aquí

Anúnciate aquí

Anúnciate aquí

Más noticias


Contenido Patrocinado